En las tradiciones orientales, la montaña es símbolo del mérito espiritual y así el hombre que ha reconocido su naturaleza verdadera es como la montaña solitaria que se alza hacia el cielo.