zapatosSuelo. Nada más.

Suelo. Nada menos.

Y que te baste con eso.

Porque en el suelo los pies hincados,

en los pies torso derecho,

en el torso la testa firme,

y allá, al socaire de la frente,

la idea pura y en la idea pura

el mañana, la llave

-mañana- de lo eterno.

Suelo. Ni más ni menos.

Y que te baste con eso.

 

Pedro Salinas