Son las ocho de la mañana,… con guantes y mascarillas… y separados, alejados, solos y solidarios en esa soledad impuesta.

Bajo del bus y sigo mi camino, andando, hay mucho silencio en esta ciudad amante de la algarabía.

Somos muy pocos los peatones en esta ciudad tumultuosa y procuramos no acercarnos, a veces ni tan siquiera con la mirada.
La impermanencia… esa cosa que intuimos…

______________________________________________

…días de incertidumbre y de cierto compromiso… las mentes en esta ocasión se modelan por sí misma producto de esa incertidumbre, y del miedo…
“…ya nada será igual , el canto del cuco… en el perpetuo cambio , ir y venir, ir y venir…

______________________________________________

La práctica dentro de este confinamiento… estoy meditando dos veces al día…   y en la siesta de mi hija.

Tengo muchas ganas de volver y mi pensamiento actual…

 

Sangha