En las tradiciones orientales, la montaña es símbolo del mérito espiritual y así el hombre que ha reconocido su naturaleza verdadera es como la montaña solitaria que se alza hacia el cielo.

Dôgen utiliza numerosas expresiones para describir el zazen. Una de ellas es gotsuza, lo que significa
“sentarse inmóvil como una poderosa montaña