¿Han pasado decenas de años o solo un instante?

El tiempo también habita en la ilusión!
¿Ha pasado realmente algo?
La realidad también habita en la ilusión!

¡Este instante también es una ilusión!
La práctica es una ilusión.
Y a veces hasta se viste con ropajes de organización.

Sakyamuni-buddha
Ah! Querido amigo de la práctica, tu compasiva dedicación, tus palabras para señalar al dedo que señala.

Tu comprensión y tu incomprensión.
Tus silencios y tu búsqueda que nada busca.

Todo, todo, querido amigo, nos comunica íntimamente una profundidad sencilla, inabarcable e inasible: El Dharma de Buda, el Orden Cósmico.

Si creemos comprender algo, es la misma y maravillosa ilusión que si creemos no comprender nada.
La práctica de zazen es una brecha en el tapiz de la ilusoria consciencia.
¡Qué ilusión más “fantástica “!

Hay una profundidad infinita más allá del origen de las cosas.
Más allá del Buda y el Demonio.
Más allá del Infierno y el Paraíso.
Más allá de todos los Despertares.
Más allá de la espalda recta, el mentón recogido, la nuca estirada…

Querido amigo de la práctica amable y compasiva, ojalá puedas verte de verdad en el espejo del sueño de tus otros.
Hay una vía amable que se revela en la práctica, más allá del rigor de cualquier verdad, que tiende la mano cálida a la condición humana.
Querido amigo de la práctica, Buda habita en lo cotidiano, en lo erróneo y en lo acertado.
Buda habita en la ilusión de ti mismo y tus otros.
Querido amigo de la práctica, no hay nada extraordinario en el Dharma de Buda, en el Orden Cósmico.

Querido Buda de la práctica,…  ¡Gassho!

 

Juan A. Lorenzo

 

la practica